Home 9 Comunicación 9 Sala de prensa 9 La pandemia de la diabetes centra el Día Mundial de la Salud

La pandemia de la diabetes centra el Día Mundial de la Salud

La pandemia de la diabetes centra el Día Mundial de la Salud

Nuestro objetivo es mejorar la esperanza y la calidad de vida de los pacientes con diabetes.

Madrid, 5 de abril. La epidemia de diabetes está aumentando rápidamente en muchos países, y de manera extraordinaria en los países de ingresos bajos y medianos; sin embargo, en el caso de la diabetes tipo II, se trata de una enfermedad prevenible y que puede ser tratada eficazmente actualmente. En este contexto enmarca este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) su campaña dedicada al Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril y que en esta ocasión focaliza su atención en la diabetes.

Este hecho, según el presidente de la Sociedad Española de Diabetes (SED), el Dr. Edelmiro Menéndez, pone de manifiesto que “la OMS considera de importancia mundial para la salud una enfermedad crónica como la diabetes, reconociendo que se trata de la verdadera pandemia de comienzos de este sigo XXI”. Lo peor de todo, a su juicio, es que “sigue siendo una enfermedad infravalorada: no se tienen en cuenta sus consecuencias, a pesar de que es una de las principales causas de mortalidad, de que cada vez aumenta más su prevalencia y de que condiciona un empeoramiento de la calidad de vida y ocasiona un gasto sanitario cada vez mayor”.

Objetivos de este Día Mundial
Por ello, el presidente de la SED confía que “iniciativas como la de la OMS, con este Día Mundial de la Salud, ayuden a que se conozca la realidad de esta enfermedad”.  Para la vicepresidenta primera de la SED, la Dra. Raquel Barrio, “es importante evitar o retrasar su aparición; y cuando ya está diagnosticada, es indispensable que las personas con diabetes reciban el tratamiento adecuado junto con educación diabetológica para prevenir complicaciones”.

Los objetivos principales de la campaña del “Día Mundial de la Salud 2016” son, básicamente, dos: 1) acrecentar la concienciación respecto del aumento de la diabetes y de sus abrumadoras cargas y consecuencias, en particular en los países de ingresos bajos y medianos; 2) e impulsar un conjunto de actividades específicas, eficaces y asequibles para hacer frente a la diabetes, con medidas para prevenirla y para diagnosticar, tratar y atender bien a quienes la padecen.

Además, se presentará el primer informe mundial sobre la diabetes, que describirá la carga y las consecuencias de la diabetes y abogará por sistemas de salud más sólidos que aseguren una mejor vigilancia, una prevención reforzada y una atención más eficaz de la diabetes.

Desde la OMS se pone el acento en el hecho de que algunas medidas simples, relacionadas con el modo de vida, son eficaces para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2. “El mantenimiento del peso normal, la realización de actividad física periódica y una dieta sana pueden reducir el riesgo de diabetes”, asegura la Dra. Raquel Barrio, quien considera “la educación como un pilar fundamental”.

La Organización Mundial de la Salud resalta que los esfuerzos por prevenir y tratar la diabetes son importantes para alcanzar una de las metas principales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, consistente en reducir la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en una tercera parte para el año 2030.

El reto de la prevención y el diagnóstico precoz
Para el Dr. Edelmiro Menéndez, “el reto más importante es la prevención”. En su opinión, “resulta esencial parar el continuo incremento de su prevalencia” y, para ello, “el primer paso es la concienciación pública y social”. Y es que, según destaca la Dra. Raquel Barrio, “es indispensable educar y motivar a los pacientes y familiares, pues es una enfermedad en las que ellos tienen el papel fundamental en el tratamiento y control”.

Igualmente, la SED advierte sobre la necesidad e importancia de hacer un diagnóstico lo más precoz posible, ya que así se conseguirá limitar los efectos deletéreos de la enfermedad y mejorar la asistencia a aquellos pacientes ya diagnosticados, con el objetivo de evitar las complicaciones de todo tipo que se asocian con esta enfermedad.

En España se estima que esta enfermedad afecta a más de 5 millones de personas, y otras tantas o más tienen prediabetes. Sin embargo, denuncia el presidente de la SED, “seguimos sin contar con iniciativas  importantes a nivel social para evitar esta epidemia”.

Por ello, se aconseja luchar contra la diabetes con más información sobre la enfermedad (desde las escuelas hasta los centros sociales), con campañas que mejoren la alimentación y que promuevan el ejercicio. “Es necesaria una mayor sensibilidad en los políticos, arquitectos, urbanistas para hacer las ciudades más saludables,…”, apunta el Dr. Menéndez, para quien no cabe duda que los esfuerzos en este ámbito deberían dirigirse fundamentalmente a garantizar “más prevención, mejores cuidados, educación para todos y mejores tratamientos”.

Sobre la diabetes
En el año 2008 había unos 347 millones de personas en todo el mundo que tenían diabetes. Ahora, según el último atlas de la Federación Internacional de Diabetes (IDF) de 2015, ya hay 415 millones de personas con diabetes y se estima que en 2040  habrá 642  millones. En 2012 esta enfermedad fue la causa directa de más de 5 millones de defunciones, de las que más del 80% se produjeron en países de ingresos bajos y medianos. Según las previsiones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de defunción para 2030.

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina, o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. La insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre, nos aporta la energía necesaria para vivir. Si no puede llegar a las células para convertirse en energía, el azúcar se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.

Existen dos formas principales de diabetes. Las personas con diabetes de tipo 1 generalmente no producen insulina, por lo que necesitan inyecciones de insulina para sobrevivir. Las personas con diabetes de tipo 2, que representan el 90% de los casos, suelen producir su propia insulina, pero la cantidad es insuficiente o no la pueden utilizar apropiadamente; por lo general tienen sobrepeso y son sedentarias, dos circunstancias que aumentan sus necesidades de insulina.

Con el tiempo, la hiperglucemia puede poner en peligro a todos los órganos principales del cuerpo y provocar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, neuropatías, insuficiencia renal, ceguera, disfunción eréctil e infecciones en extremidades inferiores que pueden necesitar amputación.

Acerca de la SED y su Fundación
La Sociedad Española de Diabetes (SED) es una organización científica multidisciplinar nacida en 1954 que agrupa a más de 2.000 profesionales de la Medicina (endocrinos, endocrino-pediatras, médicos de familia, internistas, investigadores, educadores, psicólogos, etc). Entre sus objetivos, destacan: apoyar los avances en la prevención y el tratamiento de la diabetes, impulsar la investigación y la formación de los profesionales sanitarios especializados y favorecer la generación e intercambio de conocimiento a nivel nacional e internacional con el fin de contribuir en la mejora de la esperanza y calidad de vida de los pacientes con diabetes.

El paciente con diabetes es el centro de toda actuación de la SED y su Fundación. En concreto, la Fundación se plantea como principales fines: promover la calidad asistencial y la relevancia social de la diabetes, estimular la docencia y la investigación en diabetes.

Para más información
Paco Romero.  Telf. 639 64 55 70
[email protected] / [email protected]

Archivos descargables

050416_104755_7278790377.pdf