TODA LA ACTUALIDAD AL ALCANCE DE TU MANO


/ noticias/vacunacion-frente-a-la-covid-19-en-personas-con-diabetes/

La SED aconseja encarecidamente que las personas con diabetes no lo duden y se vacunen frente a la COVID-19

/ Vacunación frente a la COVID-19 en personas con diabetes

Compartir en redes :


16 de febrero.- La vacunación frente al virus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia por COVID-19 que estamos sufriendo, resulta esencial para las personas con diabetes mellitus.

Desde la Sociedad Española de Diabetes (SED), según lo resume el Dr. Alfredo Michán Doña, del Hospital Universitario de Jerez, se recuerda que:

  • Las personas con diabetes, si desarrollan la infección por SARS-CoV-2, tienen mayor riesgo de padecer COVID grave, es decir, de presentar más complicaciones serias (el riesgo de ingreso en UCI se duplica) y de fallecer (el riesgo de muerte se triplica)1,2
  • La hiperglucemia realizada en los pacientes que ingresan por esta infección, independientemente de la existencia de diabetes o no, es un importante factor pronóstico3

Atendiendo a esta realidad, desde la SED aclaramos algunas ideas sobre las vacunas:

1. EL MEJOR REMEDIO.

Ninguna otra medida sanitaria ha salvado más vidas en la historia de la Medicina que la vacunación, por lo que se considera una excelente medida de salud pública la posibilidad de contar con vacunas para la COVID-19

2. EVIDENCIAS EN PERSONAS CON DIABETES.

Cualquier vacuna, como cualquier otro fármaco, para poder ser empleada en la Comunidad Europea, y por tanto en España, debe de seguir un estricto programa de investigación, tanto básico como clínico, con varias fases que incluyen en su proceso final grandes ensayos clínicos (fase 3) en decenas de miles de personas que garantizan su eficacia y su seguridad. En estos estudios de la vacuna frente al virus SARS-CoV-2 se han incluido expresamente personas que padecían algunas condiciones de salud que conllevan un mayor riesgo de COVID-19 grave; concretamente pacientes con enfermedad pulmonar crónica, enfermedad cardiaca significativa, obesidad grave, enfermedades hepáticas y, como no, diabetes mellitus.

3. SEGURIDAD Y EFICACIA PROBADAS

Se ha manifestado cierta prevención sobre la rapidez en la consecución y distribución de una vacuna en tan corto plazo de tiempo, pero debemos de aclarar que esto ha sido posible por la conjunción de múltiples circunstancias excepcionales favorables: la rápida secuenciación del genoma del virus, la alta prevalencia de la enfermedad que ha permitido un precoz reclutamiento de voluntarios para los ensayos clínicos, la gestión en paralelo de varias fases del desarrollo de las vacunas, la producción de las vacunas comenzó mientras los ensayos clínicos estaban en marcha,…Más aún, una vez introducidas las diferentes vacunas en la práctica clínica, se continúan realizando estudios de observación (fase 4) para poder detectar efectos adversos raros, es decir aquellos que pueden aparecer con una frecuencia de uno por cada mil sujetos.

 4. EFECTOS SECUNDARIOS MÍNIMOS Y ESPERADOS

Las vacunas, como cualquier otro fármaco, no son inocuas. Sin embargo, son medicamentos cuyas ventajas superan con creces a los riesgos de su administración, porque en Medicina no se trata de elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre dos o más opciones balanceando los eventuales perjuicios y beneficios.

En este sentido, sirva como ejemplo que, hasta ahora, tras la administración de más de 1.900.000 dosis de las vacunas antiCOVID-19 en Estados Unidos, únicamente se han reportado 21 casos de anafilaxia (una reacción alérgica grave), que 17 de esos pacientes ya habían padecido una reacción similar previa y que todos (los 21 pacientes) se recuperaron.

Los efectos secundarios habituales en las vacunas COVID-19 están siendo dolor e inflamación en el lugar de inyección, cansancio, dolor muscular y articular, cefalea y discreto aumento de tamaño de los ganglios cercanos al sitio de punción.

5. PRECAUCIONES

Como medida de precaución básica, se recomienda que tras la administración de las vacunas se permanezca al menos 15 minutos en el área de administración, tiempo que se amplía a media hora en aquellas personas con antecedentes de alergia grave.

La vacuna no se debe administrar a personas con enfermedad febril aguda o con antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de las diferentes vacunas. Particularmente en este grupo se incluyen aquellos sujetos con alergia a polisorbato que presenta hipersensibilidad con reacción cruzada con el Poli-Etilen-Glicol (PEG) que entra en la composición de algunas vacunas.

6. PESE A LA VACUNACIÓN, NO RELAJAR MEDIDAS DE SEGURIDAD

Las personas vacunadas deben de continuar practicando las medidas de seguridad para evitar la difusión del virus: lavado de manos, mantenimiento de la distancia de seguridad, uso de mascarillas adecuadas… ya que la vacuna confiere inmunidad personal, pero desconocemos su influencia en la transmisión de la enfermedad.

 7. PRIORIDAD EN LA VACUNACIÓN LAS PERSONAS CON DIABETES

El principal factor en el orden de vacunación es la edad. Existe evidencia que los adultos de cualquier edad con ciertas condiciones de salud, que incluyen la diabetes, tienen mayor riesgo de presentar COVID-19 grave. En este sentido, en el Reino Unido se ha priorizado a los adultos potencialmente vulnerables, independientemente de su edad. Así, a los pacientes con cáncer se han incluido en el grupo etario entre 70 a 74 años y a los enfermos menores de 65 años con diabetes mellitus tipo 1, tipo 2 y con obesidad grave (IMC>40 Kg/m2) en el grupo previo al de 60-64 años.

A día de hoy, desconocemos el orden de prioridad en nuestro país.

Nuestra recomendación final a las personas con diabetes es que no lo duden: ¡VACÚNATE CUANDO TE LO OFREZCAN!

 

Referencias bibliográficas

  1. Prevention and management of COVID-19 among patients with diabetes: an appraisal of the literatura. P Katulanda and cols. Diabetologia (2020) 63: 1440-52.
  2. Consecuencias de la Covid-19 sobre las personas con diabetes. V Bellido y A Pérez. Endocrinol Diabetes Nutr (2020) 67: 355-6.
  3. Admission hyperglycaemia as a predictor of mortality in patients hospitalized with COVID-19 regardless of diabetes status: data from the Spanish SEMI-COVID-19 Registry. J Carrasco and cols. Ann Med 2021 Dec;53(1):103-116. doi: 10.1080/07853890.2020.1836566.
  4. Coronavirus vaccine? Join the queue. Editorial. Lancet Diabetes Endocrinol (2021) 9: 1
  5. Associations of type 1 and type 2 diabetes with COVID-19-related mortality in England: a whole-population study. E Barron and cols. Lancet Diabetes Endocrinol (2020): 8: 813-22

 

Enlaces de interés:

DESCARGABLES

    No hay documentos


VÍDEOS

    No hay vídeos

Vacunación frente a la COVID-19 en personas con diabetes

16 de febrero.- La vacunación frente al virus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia por COVID-19 que estamos sufriendo, resulta esencial para las personas con diabetes mellitus.

Desde la Sociedad Española de Diabetes (SED), según lo resume el Dr. Alfredo Michán Doña, del Hospital Universitario de Jerez, se recuerda que:

  • Las personas con diabetes, si desarrollan la infección por SARS-CoV-2, tienen mayor riesgo de padecer COVID grave, es decir, de presentar más complicaciones serias (el riesgo de ingreso en UCI se duplica) y de fallecer (el riesgo de muerte se triplica)1,2
  • La hiperglucemia realizada en los pacientes que ingresan por esta infección, independientemente de la existencia de diabetes o no, es un importante factor pronóstico3

Atendiendo a esta realidad, desde la SED aclaramos algunas ideas sobre las vacunas:

1. EL MEJOR REMEDIO.

Ninguna otra medida sanitaria ha salvado más vidas en la historia de la Medicina que la vacunación, por lo que se considera una excelente medida de salud pública la posibilidad de contar con vacunas para la COVID-19

2. EVIDENCIAS EN PERSONAS CON DIABETES.

Cualquier vacuna, como cualquier otro fármaco, para poder ser empleada en la Comunidad Europea, y por tanto en España, debe de seguir un estricto programa de investigación, tanto básico como clínico, con varias fases que incluyen en su proceso final grandes ensayos clínicos (fase 3) en decenas de miles de personas que garantizan su eficacia y su seguridad. En estos estudios de la vacuna frente al virus SARS-CoV-2 se han incluido expresamente personas que padecían algunas condiciones de salud que conllevan un mayor riesgo de COVID-19 grave; concretamente pacientes con enfermedad pulmonar crónica, enfermedad cardiaca significativa, obesidad grave, enfermedades hepáticas y, como no, diabetes mellitus.

3. SEGURIDAD Y EFICACIA PROBADAS

Se ha manifestado cierta prevención sobre la rapidez en la consecución y distribución de una vacuna en tan corto plazo de tiempo, pero debemos de aclarar que esto ha sido posible por la conjunción de múltiples circunstancias excepcionales favorables: la rápida secuenciación del genoma del virus, la alta prevalencia de la enfermedad que ha permitido un precoz reclutamiento de voluntarios para los ensayos clínicos, la gestión en paralelo de varias fases del desarrollo de las vacunas, la producción de las vacunas comenzó mientras los ensayos clínicos estaban en marcha,…Más aún, una vez introducidas las diferentes vacunas en la práctica clínica, se continúan realizando estudios de observación (fase 4) para poder detectar efectos adversos raros, es decir aquellos que pueden aparecer con una frecuencia de uno por cada mil sujetos.

 4. EFECTOS SECUNDARIOS MÍNIMOS Y ESPERADOS

Las vacunas, como cualquier otro fármaco, no son inocuas. Sin embargo, son medicamentos cuyas ventajas superan con creces a los riesgos de su administración, porque en Medicina no se trata de elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre dos o más opciones balanceando los eventuales perjuicios y beneficios.

En este sentido, sirva como ejemplo que, hasta ahora, tras la administración de más de 1.900.000 dosis de las vacunas antiCOVID-19 en Estados Unidos, únicamente se han reportado 21 casos de anafilaxia (una reacción alérgica grave), que 17 de esos pacientes ya habían padecido una reacción similar previa y que todos (los 21 pacientes) se recuperaron.

Los efectos secundarios habituales en las vacunas COVID-19 están siendo dolor e inflamación en el lugar de inyección, cansancio, dolor muscular y articular, cefalea y discreto aumento de tamaño de los ganglios cercanos al sitio de punción.

5. PRECAUCIONES

Como medida de precaución básica, se recomienda que tras la administración de las vacunas se permanezca al menos 15 minutos en el área de administración, tiempo que se amplía a media hora en aquellas personas con antecedentes de alergia grave.

La vacuna no se debe administrar a personas con enfermedad febril aguda o con antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de las diferentes vacunas. Particularmente en este grupo se incluyen aquellos sujetos con alergia a polisorbato que presenta hipersensibilidad con reacción cruzada con el Poli-Etilen-Glicol (PEG) que entra en la composición de algunas vacunas.

6. PESE A LA VACUNACIÓN, NO RELAJAR MEDIDAS DE SEGURIDAD

Las personas vacunadas deben de continuar practicando las medidas de seguridad para evitar la difusión del virus: lavado de manos, mantenimiento de la distancia de seguridad, uso de mascarillas adecuadas… ya que la vacuna confiere inmunidad personal, pero desconocemos su influencia en la transmisión de la enfermedad.

 7. PRIORIDAD EN LA VACUNACIÓN LAS PERSONAS CON DIABETES

El principal factor en el orden de vacunación es la edad. Existe evidencia que los adultos de cualquier edad con ciertas condiciones de salud, que incluyen la diabetes, tienen mayor riesgo de presentar COVID-19 grave. En este sentido, en el Reino Unido se ha priorizado a los adultos potencialmente vulnerables, independientemente de su edad. Así, a los pacientes con cáncer se han incluido en el grupo etario entre 70 a 74 años y a los enfermos menores de 65 años con diabetes mellitus tipo 1, tipo 2 y con obesidad grave (IMC>40 Kg/m2) en el grupo previo al de 60-64 años.

A día de hoy, desconocemos el orden de prioridad en nuestro país.

Nuestra recomendación final a las personas con diabetes es que no lo duden: ¡VACÚNATE CUANDO TE LO OFREZCAN!

 

Referencias bibliográficas

  1. Prevention and management of COVID-19 among patients with diabetes: an appraisal of the literatura. P Katulanda and cols. Diabetologia (2020) 63: 1440-52.
  2. Consecuencias de la Covid-19 sobre las personas con diabetes. V Bellido y A Pérez. Endocrinol Diabetes Nutr (2020) 67: 355-6.
  3. Admission hyperglycaemia as a predictor of mortality in patients hospitalized with COVID-19 regardless of diabetes status: data from the Spanish SEMI-COVID-19 Registry. J Carrasco and cols. Ann Med 2021 Dec;53(1):103-116. doi: 10.1080/07853890.2020.1836566.
  4. Coronavirus vaccine? Join the queue. Editorial. Lancet Diabetes Endocrinol (2021) 9: 1
  5. Associations of type 1 and type 2 diabetes with COVID-19-related mortality in England: a whole-population study. E Barron and cols. Lancet Diabetes Endocrinol (2020): 8: 813-22

 

Enlaces de interés:

 

D: C/Eugenio Salazar 23 (28002) Madrid

T: 914 013 342 

Lunes – Jueves 8:00H / 14:00H – 15:00H/17:00H

Viernes 8:00H / 15:00H

Junio – Septiembre. Lunes – Viernes 8:00H/15:00H

www.sediabetes.org

 

POLÍTICA DE PRIVACIDAD



1) LEY 34/2002, DE SERVICIOS DE SOCIEDAD DE LA INFORMACION, ( L.S.S.I )

En cumplimiento de lo dispuesto en el art. 10 de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información (L.S.S.I.) se pone en conocimiento de los USUARIOS de esta página, la información relativa a la razón social de la SED, y que a continuación se detalla:

Nombre social: SOCIEDAD ESPAÑOLA DE DIABETES (en adelante, la SED).
CIF: G-78052826.
Domicilio: C/ Eugenio Salazar, 23.
28002 Madrid.
E-mail: web@sediabetes.org.


2) LEY 15/1999 DE PROTECCION DE DATOS DE CARACTER PERSONAL

La SED, con arreglo al Reglamento (UE) 2016/679 de Protección de Datos, le informa que los datos de carácter personal recogidos en cualquiera de los apartados del presente dominio web serán tratados de manera confidencial en ficheros cuyo Responsable del Tratamiento es la SED.

La finalidad del tratamiento es la de gestionar de forma adecuada la prestación del servicio que nos ha requerido, así como para posibles comunicaciones comerciales y/o de prestación de servicios a su correo electrónico, teléfono móvil y/o dirección postal.

Le informamos de la posibilidad de ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, limitar el tratamiento de sus datos, directamente oponerse al tratamiento o ejercer el derecho a la portabilidad de estos, ante la SED como Responsable del Tratamiento, a través del correo electrónico: meugeniaruiz@sediabetes.org o por correo ordinario a la dirección C/ Eugenio Salazar 23 (28002) Madrid.

Los datos personales proporcionados serán tratados de forma activa mientras que se ostente la condición de usuario de los productos, servicios o de la información ofrecida a través del presente dominio web; es decir, hasta que se revoque el consentimiento prestado en su caso, o el usuario ejerza sus derechos de supresión u oposición.

Igualmente, le informamos de su derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos de su país, si considera que el tratamiento de datos personales que le conciernen infringe la normativa vigente.