TODA LA ACTUALIDAD AL ALCANCE DE TU MANO


/ noticias/la-intervencion-nutricional-la-clave-del-exito-en-la-prevencion-y-manejo-de-la-diabetes/

Nuestro objetivo es mejorar la esperanza y la calidad de vida de los pacientes con diabetes.

/ La intervención nutricional, la clave del éxito en la prevención y manejo de la diabetes

Compartir en redes :


  • Se demanda mayor coordinación entre los diversos profesionales sanitarios que permita la aplicación de unos criterios homogéneos sobre recomendaciones dietéticas
  • Los patrones alimentarios de base vegetal, con un alto contenido en fibra, potasio y ácidos grasos insaturados, son beneficiosos y reducen la expresión de los factores de riesgo cardiovascular
  • La dieta baja en grasas está actualmente en entredicho por su escaso potencial de protección cardiovascular
  • El cocinero Alberto Chicote participa en una mesa redonda sobre ‘Alimentación y Diabetes’, donde presentará recetas cardiosaludables para personas con diabetes

Sevilla, 26 de abril. La dieta, junto con la actividad física, es la piedra angular de un estilo de vida saludable y el pilar fundamental en la prevención y el tratamiento de la diabetes y, en general, de las enfermedades cardiovasculares. El papel de la dieta y los beneficios de un patrón de alimentación de tipo mediterráneo en la diabetes centran una mesa redonda, en el marco del XXX Congreso de la SED, que tiene como invitado estrella al cocinero Alberto Chicote, quien presentará algunas recetas cardiosaludables para personas con diabetes y defenderá que la buena alimentación debe ir de la mano de una buena cocina.

Los cambios en los estilos de vida son eficaces para reducir la carga de enfermedad y mejorar la salud de las personas”, subraya el Dr. Vicente Pascual Fuster, ponente en esta sesión y médico de Familia del Centro Salud Palleter (Castellón). Según este experto, “desde las consultas debemos participar en el abordaje, el control y el seguimiento de los pacientes con enfermedades como la diabetes, donde la intervención nutricional es clave, siendo determinante la coordinación entre los diversos profesionales sanitarios que permita la aplicación de unos criterios homogéneos sobre las recomendaciones dietéticas y de ejercicio físico a transmitir a los pacientes”.

Aclarando conceptos

La alimentación no se basa en nutrientes ni en alimentos aislados sino en complejas mezclas de unos y otros que forman parte de un patrón alimentario concreto, concepto que se ha señalado como el más pertinente para evaluar las asociaciones entre nutrición y salud o enfermedad. Esta es una de las principales aportaciones que se incluyen en un recientemente publicado documento de consenso SEA/SEMERGEN 2019 (Sociedad Española de Arteriosclerosis y Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria). En él se detallan evidencias útiles que sirven de herramienta a los profesionales de la salud para ayudar a sus pacientes, partiendo del concepto de que las recomendaciones saludables deben ser las mismas para el control de cualquier factor de riesgo y para la prevención primaria y secundaria de las enfermedades cardiovasculares.

Como se resalta en este documento, es fundamental hacer hincapié en el consumo de alimentos, más que en el de nutrientes, y sobre todo en el de los patrones alimentarios más importantes para la prevención cardiovascular. Este concepto se ha afianzado en los últimos años como modelo para  examinar la relación entre nutrición y salud; como destaca el Dr. Vicente Pascual Fuster,la unidad nutricional básica de la dieta no son los nutrientes (por ejemplo: las grasas), sino los alimentos que los contienen (aceite de oliva virgen, cacao, frutas y verduras,...), ya que en sus matrices existen multitud de componentes capaces de interaccionar de modo sinérgico o antagónico sobre vías metabólicas determinantes para la salud”

El patrón alimentario cardiosaludable

Hay una fuerte evidencia de que los patrones alimentarios de base vegetal, con un alto contenido en fibra, potasio y ácidos grasos insaturados, son beneficiosos y reducen la expresión de los factores de riesgo cardiovascular. Los datos de grandes estudios de cohortes y, en el caso de la dieta mediterránea, el estudio clínico aleatorizado PREDIMED, indican que la adherencia a estos patrones de alimentación confiere un claro beneficio cardiovascular. Por el contrario, como informa el Dr. Vicente Pascual Fuster, “la dieta baja en grasas está actualmente en entredicho por su escaso potencial de protección cardiovascular”.

En relación a las grasas comestibles, el aceite de oliva virgen es la grasa culinaria más eficaz en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, confirma este experto. Otros alimentos que deben ser incluidos en un patrón saludable, según recomienda, son “los frutos secos, las legumbres y los cereales integrales; además, el consumo de pescado o marisco al menos 3 veces por semana, dos de ellas en forma de pescado azul, reduce el riesgo cardiovascular”, apunta Vicente Pascual Fuster, quien aconseja primar la utilización de alimentos frescos, no recurriendo a los procesados, e intentando conservar nuestra cocina tradicional presente en el patrón dietético mediterráneo”.

Y es que, como advierten los expertos, los hábitos alimentarios en la población española durante las últimas décadas están siendo modificados, separándose del patrón alimentario tradicional y adquiriendo costumbres foráneas más propias de países anglosajones, circunstancia que se hace más evidente entre la población infantil y juvenil. “Existe un aumento del número de comidas realizadas fuera del hogar o, si se preparan en él, se prima la inmediatez y los platos procesados de preparación rápida, en contraposición con el guiso tradicional que requería más tiempo en su elaboración pero aportaba, además de una excelente palatabilidad, una mayor riqueza en nutrientes cardiosaludables”, indica este experto.

Para más información:

Paco Romero

639 64 55 70; pacoromeroperiodista@gmail.com; https://sedsevilla2019.com

DESCARGABLES

    No hay documentos


VÍDEOS

    No hay vídeos

La intervención nutricional, la clave del éxito en la prevención y manejo de la diabetes

  • Se demanda mayor coordinación entre los diversos profesionales sanitarios que permita la aplicación de unos criterios homogéneos sobre recomendaciones dietéticas
  • Los patrones alimentarios de base vegetal, con un alto contenido en fibra, potasio y ácidos grasos insaturados, son beneficiosos y reducen la expresión de los factores de riesgo cardiovascular
  • La dieta baja en grasas está actualmente en entredicho por su escaso potencial de protección cardiovascular
  • El cocinero Alberto Chicote participa en una mesa redonda sobre ‘Alimentación y Diabetes’, donde presentará recetas cardiosaludables para personas con diabetes

Sevilla, 26 de abril. La dieta, junto con la actividad física, es la piedra angular de un estilo de vida saludable y el pilar fundamental en la prevención y el tratamiento de la diabetes y, en general, de las enfermedades cardiovasculares. El papel de la dieta y los beneficios de un patrón de alimentación de tipo mediterráneo en la diabetes centran una mesa redonda, en el marco del XXX Congreso de la SED, que tiene como invitado estrella al cocinero Alberto Chicote, quien presentará algunas recetas cardiosaludables para personas con diabetes y defenderá que la buena alimentación debe ir de la mano de una buena cocina.

Los cambios en los estilos de vida son eficaces para reducir la carga de enfermedad y mejorar la salud de las personas”, subraya el Dr. Vicente Pascual Fuster, ponente en esta sesión y médico de Familia del Centro Salud Palleter (Castellón). Según este experto, “desde las consultas debemos participar en el abordaje, el control y el seguimiento de los pacientes con enfermedades como la diabetes, donde la intervención nutricional es clave, siendo determinante la coordinación entre los diversos profesionales sanitarios que permita la aplicación de unos criterios homogéneos sobre las recomendaciones dietéticas y de ejercicio físico a transmitir a los pacientes”.

Aclarando conceptos

La alimentación no se basa en nutrientes ni en alimentos aislados sino en complejas mezclas de unos y otros que forman parte de un patrón alimentario concreto, concepto que se ha señalado como el más pertinente para evaluar las asociaciones entre nutrición y salud o enfermedad. Esta es una de las principales aportaciones que se incluyen en un recientemente publicado documento de consenso SEA/SEMERGEN 2019 (Sociedad Española de Arteriosclerosis y Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria). En él se detallan evidencias útiles que sirven de herramienta a los profesionales de la salud para ayudar a sus pacientes, partiendo del concepto de que las recomendaciones saludables deben ser las mismas para el control de cualquier factor de riesgo y para la prevención primaria y secundaria de las enfermedades cardiovasculares.

Como se resalta en este documento, es fundamental hacer hincapié en el consumo de alimentos, más que en el de nutrientes, y sobre todo en el de los patrones alimentarios más importantes para la prevención cardiovascular. Este concepto se ha afianzado en los últimos años como modelo para  examinar la relación entre nutrición y salud; como destaca el Dr. Vicente Pascual Fuster,la unidad nutricional básica de la dieta no son los nutrientes (por ejemplo: las grasas), sino los alimentos que los contienen (aceite de oliva virgen, cacao, frutas y verduras,…), ya que en sus matrices existen multitud de componentes capaces de interaccionar de modo sinérgico o antagónico sobre vías metabólicas determinantes para la salud”

El patrón alimentario cardiosaludable

Hay una fuerte evidencia de que los patrones alimentarios de base vegetal, con un alto contenido en fibra, potasio y ácidos grasos insaturados, son beneficiosos y reducen la expresión de los factores de riesgo cardiovascular. Los datos de grandes estudios de cohortes y, en el caso de la dieta mediterránea, el estudio clínico aleatorizado PREDIMED, indican que la adherencia a estos patrones de alimentación confiere un claro beneficio cardiovascular. Por el contrario, como informa el Dr. Vicente Pascual Fuster, “la dieta baja en grasas está actualmente en entredicho por su escaso potencial de protección cardiovascular”.

En relación a las grasas comestibles, el aceite de oliva virgen es la grasa culinaria más eficaz en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, confirma este experto. Otros alimentos que deben ser incluidos en un patrón saludable, según recomienda, son “los frutos secos, las legumbres y los cereales integrales; además, el consumo de pescado o marisco al menos 3 veces por semana, dos de ellas en forma de pescado azul, reduce el riesgo cardiovascular”, apunta Vicente Pascual Fuster, quien aconseja primar la utilización de alimentos frescos, no recurriendo a los procesados, e intentando conservar nuestra cocina tradicional presente en el patrón dietético mediterráneo”.

Y es que, como advierten los expertos, los hábitos alimentarios en la población española durante las últimas décadas están siendo modificados, separándose del patrón alimentario tradicional y adquiriendo costumbres foráneas más propias de países anglosajones, circunstancia que se hace más evidente entre la población infantil y juvenil. “Existe un aumento del número de comidas realizadas fuera del hogar o, si se preparan en él, se prima la inmediatez y los platos procesados de preparación rápida, en contraposición con el guiso tradicional que requería más tiempo en su elaboración pero aportaba, además de una excelente palatabilidad, una mayor riqueza en nutrientes cardiosaludables”, indica este experto.

Para más información:

Paco Romero

639 64 55 70; pacoromeroperiodista@gmail.com; https://sedsevilla2019.com

 

D: C/Eugenio Salazar 23 (28002) Madrid

T: 914 013 342 

Lunes – Jueves 8:00H / 14:00H – 15:00H/17:00H

Viernes 8:00H / 15:00H

Junio – Septiembre. Lunes – Viernes 8:00H/15:00H

www.sediabetes.org

 

POLÍTICA DE PRIVACIDAD



1) LEY 34/2002, DE SERVICIOS DE SOCIEDAD DE LA INFORMACION, ( L.S.S.I )

En cumplimiento de lo dispuesto en el art. 10 de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información (L.S.S.I.) se pone en conocimiento de los USUARIOS de esta página, la información relativa a la razón social de la SED, y que a continuación se detalla:

Nombre social: SOCIEDAD ESPAÑOLA DE DIABETES (en adelante, la SED).
CIF: G-78052826.
Domicilio: C/ Eugenio Salazar, 23.
28002 Madrid.
E-mail: web@sediabetes.org.


2) LEY 15/1999 DE PROTECCION DE DATOS DE CARACTER PERSONAL

La SED, con arreglo al Reglamento (UE) 2016/679 de Protección de Datos, le informa que los datos de carácter personal recogidos en cualquiera de los apartados del presente dominio web serán tratados de manera confidencial en ficheros cuyo Responsable del Tratamiento es la SED.

La finalidad del tratamiento es la de gestionar de forma adecuada la prestación del servicio que nos ha requerido, así como para posibles comunicaciones comerciales y/o de prestación de servicios a su correo electrónico, teléfono móvil y/o dirección postal.

Le informamos de la posibilidad de ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, limitar el tratamiento de sus datos, directamente oponerse al tratamiento o ejercer el derecho a la portabilidad de estos, ante la SED como Responsable del Tratamiento, a través del correo electrónico: meugeniaruiz@sediabetes.org o por correo ordinario a la dirección C/ Eugenio Salazar 23 (28002) Madrid.

Los datos personales proporcionados serán tratados de forma activa mientras que se ostente la condición de usuario de los productos, servicios o de la información ofrecida a través del presente dominio web; es decir, hasta que se revoque el consentimiento prestado en su caso, o el usuario ejerza sus derechos de supresión u oposición.

Igualmente, le informamos de su derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de Control en materia de Protección de Datos de su país, si considera que el tratamiento de datos personales que le conciernen infringe la normativa vigente.